DIVERSIDAD, INCLUSIÓN E INNOVACIÓN

Silvia Brenes. Socia Directora Pura Estrategia.

 

Coach Ejecutiva.  IC AGILE Professional en HR Agility,

Agile People Certified Trainer.

Barrett Values Centre Certified

manos.png

Diversidad e inclusión son términos que escuchamos cada vez más, sin embargo, no todos tenemos claro lo que significa y cómo impacta la innovación.

 

Muchas veces pensamos que la diversidad tiene que ver solamente con grupos minoritarios y con tener una política o un valor que diga que somos abiertos a la diversidad.

 

En términos sencillos la diversidad promueve reconocer y respetar las diferencias. En una empresa esto puede ser dado por una política estableciendo cuotas de representación de mujeres, generaciones o incluso preferencias sexuales. ¿Pero, el tener una política nos hace inclusivos? No necesariamente. La diversidad es sentar a la gente a la mesa y la inclusión que tengan voz y esa voz sea escuchada, valorando las diferencias.

 

Si lo vemos de esta forma, claramente la innovación se nutre de la diversidad, pero mucho más de la inclusión.

 

La inclusión hace que nos abramos a diferentes formas de pensar, de aportaciones únicas, y que se genere la inteligencia colectiva que es tan importante para innovar.

 

Un equipo necesita diversidad para obtener mejores resultados. Esto aplica al género, procedencia, edad, religión, composición familiar, preferencia sexual y cualquier otro que se nos ocurra.

 

Un equipo diverso, nos ayuda a innovar porque nos hace ver el problema a solucionar desde distintos ángulos, lo que lleva a diferentes enfoques y posibles formas solucionar el problema. Esto siempre llevará beneficios al cliente para que el que estamos innovando.

 

Pero esto no es suficiente. Para impulsar la innovación además hay que practicar la inclusión, lo cual permite a las personas expresar sus ideas y para que esto suceda hay que poner en práctica la empatía que es uno de los factores claves de la innovación. Si sentamos a todos a la mesa, pero no se pueden expresar o no nos abrimos a nuevas opiniones, la innovación será más difícil o incluso puede que se de, pero perdiendo el gran valor de distintos aportes, la riqueza de pensar o ser diferentes.

Por otra parte, la diversidad y la inclusión generan motivación en los equipos, las personas sienten que “forman parte” y que lo que tienen que aportar se valora y esto a su vez es un impulsor del compromiso.

 

La tendencia del ser humano es a buscar lo mismo, lo que ya conoce y además a trabajar con personas que son parecidas o piensan similar. Es un reto y debe ser un reto consciente el de trabajar con equipos diversos, y para esto también debemos trabajar en nuestro mindset y cuestionarnos si todo aquello diferente lo rechazamos o nos asusta por el miedo a experimentar, o “porque siempre se ha hecho asi”. Cuando incorporamos en los equipos personas que retan el status quo, esto hace crecer al equipo y expande la oportunidad para innovar, porque innovar es cambiar.