top of page

¡Yo no vengo al trabajo a hacer amigos!




¿Has escuchado o dicho esta frase alguna vez?

Yo todavía la escucho mucho, especialmente en mis procesos de coaching y siempre me preocupa cuando la oigo, especialmente cuando son líderes con equipos a cargo.

No me mal entiendan: yo no digo que en el trabajo debes hacerte amigo de todos, lo que digo es que el trabajo implica relaciones y si no te interesan las relaciones, probablemente tu trabajo será más difícil de realizar.

Hay una frase que yo siempre repito:

“Las relaciones impulsan las tareas, pero las tareas no siempre impulsan las relaciones”


Piensen en aquellas situaciones en las que han tenido que resolver algo con el apoyo de otros. Cuando esa solución implica la colaboración de alguien con quien has cultivado una relación (lo saludas, se conocen más allá del trabajo, que les gusta o disfrutan, saben de situaciones familiares o temas en común), es decir lo conoces como persona, no solo como compañero (a) de trabajo…¿Verdad que las cosas fluyen diferente?

Ahora piensa, en aquellas situaciones en donde debes lograr algo, y necesitas de la ayuda de aquella persona que has visto todos los días, tienen meses o años de trabajar, pero nunca te has interesado en su persona, ni tampoco has permitido que conozca nada de ti y ahora necesitas su apoyo. Las cosas caminan diferente al primer escenario, ¿cierto?

Puede ser que se logre el objetivo, pero el interés por apoyarte será muy diferente, porque no se ha generado una conexión personal, esa que los seres humanos necesitamos para que no sea solo hacer un trabajo, sino disfrutar al lado de quien se hace y esto tiene un alto impacto en el ambiente laboral.



La encuesta de engagement de Gallup, tiene únicamente 12 preguntas y una de ellas es ¿Tienes un mejor amigo en tu trabajo? Reconozco que la primera vez que la leí, me pareció extraño, sin embargo, conociendo más sobre la herramienta y trabajando con un cliente en los resultados de la encuesta, vi el poder de la pregunta. Se basa en generar relaciones, sentir que tienes alguien de confianza en el trabajo que te ayudará a hacer mejor tu trabajo, que hay alguien con quien puedes contar y ser tu mismo. Esto no quiere decir que tu mejor amigo está en el trabajo (aunque puede ser), significa que tienes al menos un mejor amigo en el trabajo es decir una persona con la que has generado esa conexión más allá del trabajo… y si tienes más de uno, ¡mejor!


Recuerdo el caso de una directora comercial que en un proceso de coaching fue muy enfática en una sesión y me dijo: no me interesa hacerme amiga de nadie y no quiero que sepan de mi más de lo necesario. Justo el tema a trabajar con ella era su enfoque en el objetivo, pero no en las personas lo cual tenía a su equipo muy desgastado. Lograban los objetivos, pero el ambiente era terrible.


Poco a poco fui trabajando con ella para que lograra ver que mostrarse vulnerable no era ser débil, todo lo contrario, y que en la medida en que ella lo hiciera su equipo se sentiría más conectado con ella como persona y habría relaciones más humanas. No fue fácil y al inicio, ella quiso conocer más de ellos, que lo que ellos podían saber de ella, pero poco a poco una cosa fue llevando a la otra, hasta que de manera natural ella se fue abriendo no solo con su equipo, sino también con sus colegas y … ¡la magia se hizo! Para esta chica tan orientada a resultados, darse cuenta que podía alcanzarlos mejor cuando su equipo se involucraba genuina y personalmente y que sus colegas, quisieran apoyarla -de verdad- porque querían y no porque debían, fue todo un aprendizaje.

Definitivamente no se hizo la mejor amiga de todos, pero si creó relaciones, conexiones, y generó un mejor ambiente y se dio cuenta que podía disfrutar más lo que hacía y hacer que otros también lo disfrutaran y juntos alcanzaran sus objetivos.


Así que la próxima vez que escuches o digas esta frase, te invito a que pienses, que podría ser diferente si por un momento te abres a las personas, a los seres humanos.

Personalmente, de cada uno de los trabajos que tuve guardo relaciones y amistades maravillosas de muchos años que no solamente cuando trabajamos juntos nos ayudaron a lograr objetivos, sino que hasta la fecha son personas de las que aprendí muchísimo y que aún hoy nos apoyamos cada vez que podemos.



 

Escrito por Silvia Brenes, socia fundadora de Pura Estrategia.

silvia@puraestrategia.com



327 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page